Publicaciones

Melecio Tineo Morón: “Encontré archivos no vistos en la historia del Perú”

Fotos: Eric Villalobos

Melecio Tineo Morón no es sacerdote ni monje. No tiene una profesión universitaria, pero eso jamás fue un reto en su vida. Lleva 35 años trabajando en el Archivo Arzobispal de Lima, 10 años como director del Archivo Obispado de Huacho, 8 años en el mismo puesto, pero en la ciudad de Huaraz. Y, desde febrero, es el encargado del proyecto de Archivo de la Provincia Dominicana de San Juan Bautista en Lima.

¿Qué significa esta profesión en su vida?

El oficio de archivero es una profesión muy bonita, un poco solitaria porque hay que meterse en los archivos viejos, sucios y amarillentos. Te tiene que gustar. Para mí no es una carrera. Es un oficio o una vocación de servicio a la comunidad.

¿Qué es para usted estar rodeado de tantos archivos? 

Estar rodeado de documentos es inquirir conocimientos que conservan memorias de nuestros antepasados. Aquí está plasmada la información desde la llegada de los españoles y toda la vida cotidiana de los habitantes. Esto es muy valioso para la investigación.

¿Cómo se inició en este oficio? 

En 1978 comencé a estudiar en el colegio Ricardo Bentín, en el turno noche, y el padre Valentín Trujillo, que era director del Archivo Arzobispal de Lima, fue mi mentor archivista y un guía espiritual. Me apasionaba la historia y un día le dije que, por favor, me consiguiera un trabajo, y aquí estoy.

¿Qué fue lo más difícil? 

Tener paciencia, porque hay que buscar papel por papel para organizar todo el archivo. Al inicio me decía que si me llegase a aburrir aquí, entonces este no sería mi oficio.

¿Cuál fue su primer trabajo? 

Soy de Piura. En el año 1975, cuando me fui a Chiclayo, vendía chicles en los cines de la ciudad. Luego, en Lima, trabajaba como mesero en una cafetería del Hospital Militar. Eso fue antes de acabar la secundaria.

¿Cómo fue su formación de archivero? 

Mi formación es autodidacta, en ese tiempo no había como ahora una carrera profesional. Yo aprendí la paleografía, conservación, y eso ha sido gracias a mi esfuerzo, a las personas que me ayudaron. Hoy más bien, y con mucha gratitud, doy talleres.

¿Cómo llegó a ser director del Archivo Obispal de Huacho? 

Mi experiencia como archivero en Lima me ayudó. El obispo de esa diócesis me convocó. El archivo se realizó de la nada y ahora todo lo que tiene es gracias a los proyectos que nos apoyan las instituciones internacionales.

¿Qué fue lo más gracioso que le pasó en la labor de recoger los archivos?

Una vez cuando llegué a una parroquia, el padre me dijo que esos papeles no tenían valor y quería saber por qué me los quería llevar si son antiguos. Yo le dije que si lo son, mucho mejor. Él me confesó que utilizaban los archivos para encender la chimenea. Suena muy gracioso, pero eso dolió.

¿Ha pensado en publicar un libro con sus vivencias? 

Espero que la vida me dé el tiempo para hacerlo, tengo algunos apuntes, pero ahora no es lo primordial, tenemos que seguir facilitando la investigación en nuestro país.

¿Cómo se imagina su vida sin este oficio?

Mi vida sin el archivo sería muy difícil. No me he puesto a pensar en eso, pero estaré aquí hasta que las fuerzas me den.

DATO

-2012 año en que el primer proyecto fue aprobado por la Biblioteca Británica.

-35 años tiene Melecio Tineo en el oficio de archivero.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s