Propios

Odio femenino

¿De qué me valdría escribir tan noche quemando mis ojos?

Quizá de nada.

Sea un rito que guardo entre mi presencia y las ganas de nos estar. Muevo mi pierna con cierta ansiedad mientras siento que mis párpados pesan. Pero no, debo seguir con tal de poder escribir, delatar algunas palabras por mi día, o buscar una mejor manera de no matarme por dentro.

He sentido más cerca que nunca esta posibilidad de salvarse escribiendo. Todo mientras rascaba mi coño con el filo de la silla. Es como si la idea hubiera viajado por mis intestinos y llegado a mi cerebro. De repente mis dientes mordieron más fuerte mi lapicero y lo supe. Lo tenía, al fin tenía la idea de poder escribir.

 

Ahora solo pienso en lla

En su cabello lacio y ojos de puta triste

Siento tanta pena por ti mujer

de tan poco querer y grandes sueños

como si el mundo fuera suyo

pero ella no piensa en el mundo

dentro de su masa gris no vive idea alguna

¿Lo sabrá? Sabra que la odio

Que detesto su sola existencia

Y que respirar en el mismo sitio hace que me intoxique de todo el daño que es capaz de hacer.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s