Propios

Odio femenino

Es como si la idea hubiera viajado por mis intestinos y llegado a mi cerebro. De repente mis dientes mordieron más fuerte mi lapicero y lo supe. Lo tenía, al fin tenía la idea de poder escribir.

Advertisements